El senado respaldó en general el proyecto de reforma a la educación superior, el que contempla la gratuidad permanente y progresiva. La iniciativa tuvo 34 votos a favor, incluidos los de Chile Vamos, sin ninguno en contra ni abstenciones.

La iniciativa pasará a ser revisada en particular por la comisión de Educación de la cámara Alta y el Gobierno lo había calificado como “la prueba de la blancura” para la oposición. Hay un plazo hasta enero para despacharlo antes del fin del año legislativo.