Más de la mitad de los choferes del Transantiago (57%) ha sido víctima de agresiones físicas como golpes o impactos con objetos lanzados en su contra.

Así lo arrojó un estudio encargado por la Mutual de Seguridad, que señala también que un 81% de los conductores declara haber sido insultado: de éstos, el 64,5% fueron amenazas y un 58% discusiones con pasajeros.

Los altos niveles de agresividad entre choferes y pasajeros se refleja también en que el 58,6% de los usuarios declara haber sido agredido verbalmente y un 91% detalla ataques físicos.

La ministra de Transportes, Paola Tapia, dijo que las bases de licitación exigirán que los nuevos buses tengan cámaras y cubículos segregados para aumentar los niveles de seguridad. “Las nuevas bases también contemplan planes de capacitación, protección y autocuidado hacia los conductores que vamos a ir certificando.

Estamos trabajando, incluso antes de la licitación, en un ajuste que vamos a realizar a principios del próximo año”, agregó. Por su parte, la Mutual lanzó la campaña “Más respeto, mejor convivencia”, que busca reducir la agresividad.