El arzobispo de Santiago y cardenal de la Iglesia Católica, Ricardo Ezatti, se refirió a la situación del sacerdote Cristián Precht, quien cumplió la sentencia de cinco años a la que fue condenado por la Iglesia por conductas abusivas con mayores y menores de edad, informó El Mercurio.

Ezatti, dijo que el cumplimiento de la sentencia “no extingue el mal hecho” y que tras el plazo de condena, “la persona vuelve a lo que es su ejercicio fundamental de los derechos que tiene como presbítero”.

El arzobispo de Santiago dijo además que Precht podrá celebrar misa de manera pública, pues “es una tarea que está ligada a la ordenación sacerdotal y no, a la misión que el obispo le da”.

También Ezatti dijo que es el obispo quien debe entregarle labores pastorales y que, en este caso, “no le ha asignado ninguna tarea”.