Una de las víctimas de abusos sexuales, Eneas Espinoza, acusó que la Congregación Marista no hubiera reaccionado si ellos no hubieran hecho las denuncias.

 

El ex alumno del Instituto Alonso de Ercilla contó a radio Cooperativa que “nosotros tuvimos contactos individuales y parciales con la Congregación, para nosotros ha sido muy importante gestionar lo que viene. Cuando tienes que hacer una denuncia pública es porque te vez enfrentado en una situación donde si no sales a denunciar, la Congregación sigue ocultando los abusos. Ellos nunca tuvieron la intención de salir a hablar, todo fue bajo nuestras presiones”.

 

Espinoza dijo que el hermano Alfonso Fuentes fue quien abusó de él. “Estaba en Bolivia, según lo que se sabe, pero nunca nos terminaron de confirmar si estaba en Chile o no”. “En la carta de los ex alumnos ellos piden que sean retirados de ahí, nos parece injusticia que personas que están acusados estén viviendo un retiro dorado y están en contacto con la comunidad, lo que nos preocupa, porque ellos podrían estar operando para encubrirse”.